Las cifras macroeconómicas para Castilla-La Mancha (C-LM) en el primer trimestre (IT) de 2020 han quedado fuertemente condicionadas por los efectos de la Covid-19 y la entrada de España en el estado de alarma que se produjo aproximadamente a partir de la tercera semana de marzo. Mientras que los meses de enero y febrero evolucionaban a un ritmo que podríamos considerar de normal, la parada de gran parte de las actividades económicas en el tercer mes del año ha tenido un impacto negativo sin precedentes en todos los componentes de la oferta y la demanda, mostrando registros no vistos desde la crisis económica de 2008.

En concreto, el PIB a precios de mercado cayó, según estimaciones de AIReF en la región, un 5,1% en términos trimestrales y un 4,4% en términos interanuales (España lo hizo un 5,2% y un 4,1% respectivamente, según datos adelantados por el INE). Todos los sectores mostraron caídas importantes en los índices que miden la evolución de sus actividades, especialmente Servicios, mucho más afectado por la parada de la actividad que el resto (por ejemplo, el índice de actividad del sector servicios cayó un 21,7% en términos interanuales en marzo, mientras que industria descendió un 4,9%). En cuanto a demanda, descendió notablemente el consumo, con una caída, por ejemplo, del índice de ventas del comercio minorista en marzo del 11,2% (España -14,4%). Las exportaciones, que mostraban una evolución muy positiva especialmente en febrero, crecieron en el total del trimestre un 0,4% en términos interanuales, aunque marzo sufrió una caída del 7,9%.

Obviamente, el mercado de trabajo también ha sufrido un varapalo importante, aunque la puesta en marcha por parte del Gobierno Central de mecanismos como los ERTE hayan servido para atenuar la bajada en la cifra de ocupación y una excesiva subida en la tasa de desempleo. En cuanto a ocupados, C-LM muestra, según la encuesta de población activa, un descenso del 2,83% con respecto al trimestre anterior (se sitúa en 800.900 personas), y un 3,45% con respecto al IT de 2019. La tasa de desempleo se sitúa en el 18,11% (total de 177.100 personas) para la región (14,41% la nacional), 1,55 puntos más que en el trimestre anterior y 2,37 puntos mayor que la existente en el IT de 2019.

Este último número del termómetro económico dedica sus artículos de colaboración al futuro de la crisis, tratando de ofrecer un análisis prospectivo de los factores más relevantes a la hora de afrontar una recuperación económica que aún se ve lejana en el horizonte (no olvidemos que el estado de alarma ha estado presente en los meses de abril, mayo y junio, y el cierre de actividades ha sido prácticamente total -excepto las consideradas esenciales- en gran parte del periodo). En este sentido, la profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha y co-directora del boletín económico, Fátima Guadamillas, escribe sobre los elementos que serán clave, a su juicio, para alcanzar una recuperación que estará lejos de ser fácil. Por ejemplo, señala que “el objetivo final no es limitarnos a recuperarnos, sino reforzarnos y avanzar hacia un futuro más sostenible. Ahora que hay que reiniciar la actividad y debemos evolucionar. En estos meses complicados que nos esperan, varias son las claves en las que tenemos que trabajar para avanzar hacia un desarrollo sostenible (…). Entre estas claves cita la digitalización, la apuesta por sectores estratégicos (ej., energías sostenibles), la modernización de sectores tradicionales (ej., agroalimentario), las actividades vinculadas a la salud, la economía circular o la potenciación de las ciudades inteligentes; obviamente, el papel de las políticas públicas en I+D junto a la iniciativa privada es fundamental para acometer todos estos retos.

Al igual que en anteriores boletines, emplazamos a toda persona, empresa o institución interesada en la información ofrecida por el Termómetro Trimestral a visitar nuestra página web (http://beclm.uclm.es/). Esta contiene información pormenorizada sobre la evolución de las cifras macroeconómicas de la región, junto con noticias actualizadas sobre los aspectos más relevantes desde el punto de vista económico, político y social de la Comunidad Autónoma. Queremos agradecer también los artículos de colaboración, cuyas aportaciones ofrecen siempre un importante valor añadido a nuestro termómetro económico.

El equipo del termómetro económico de Castilla-La Mancha.